caban.es

CRAG y la inexplicable ausencia de “Señora Azul” en plataformas digitales

Posted in Música, VidaReal™ by Andrés on 16/03/2013

En la entrada de la sala Galileo Galilei, encima de los 3 escalones que dan paso a su planta baja, hay una foto panorámica (en realidad un montaje de varias fotografías superpuestas) en las que se puede observar al público de la sala durante uno de sus conciertos más memorables. En el escenario pueden verse a Juan Robles CánovasRodrigo García, Adolfo Rodríguez y José MaríaGuzmán. El concierto tuvo lugar el jueves 6 de octubre de 2005, 31 años después de la publicación de su reconocido primer álbum, Señora Azul (Hispavox), del que se publicaba en esos días una edición especial recopilatoria: 30 años Gran Reserva (EMI).

Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán - Señora Azul

Cánovas, Rodrigo, Adolfo y Guzmán (CRAG) fueron un grupazo nacido en España a principios de los setenta. Sus miembros procedían de grupos como Solera, Pekenikes, Los Íberos o Los Módulos y seguían la estela de “supergrupos” de la época como Crosby, Still & Nash. Aquel día se supone que era la primera vez que se juntaban de nuevo en un escenario despúes de muchos años (habían vuelto a grabar en los ochenta y, en directo, se habían juntado en trio, bien como Cánovas, Adolfo y Guzmán o con la fórmula Rodrigo, Adolfo y Guzmán).

Ocho años después, acabo de volver a casa de ver en Clamores, sala hermana de la Galileo Galilei, a Cánovas, Adolfo y Guzmán en acústico (acompañados por Juan, hijo de Cánovas, al piano). No sólo tocaron canciones de  la primera etapa de CRAG (conmovedora Sólo pienso en tí, coreada Señora Azul entre otras) y de su reunión en los ochenta (Necesito tenerte o Queridos compañeros), también lo hicieron de Solera (Linda Prima y Recorriendo las calles del viejo París), Íberos (Summertime Girl), Cadillac, el grupo que Guzmán formó en los ochenta, (Perdí mi oportunidad) y se atrevieron con dos versiones: una preciosa Helplessly Hopping de Crosby, Still & Nash y una no tan acertada Blackbird de los Beatles (aunque con muy buen arreglo a tres voces).

Vuelvo a casa con ganas de escuchar un poco más, de recuperara las grabaciones y arreglos originales y me encuentro con el horror. Ingénuo pruebo a buscar en YouTube a ver si de casualidad se colaron en algún programa de la época, aunque fuera haciendo playback. Pero no, en su día apenas tuvieron éxito y supongo que por eso no hay grabaciones de la época. En su lugar me encuentro el horror:

Sin palabras. Vergüenza. Pero implica una promoción impresionante. Por eso decido investigar la “salud” de sus discos y descubro que Señora Azul no está en el mercado: ni el disco original, ni la reedición-recopilatorio. Ni siquiera está disponible en plataformas digitales como Spotify; sí que están los dos discos de los ochenta publicados por Polygram (ahora Universal), pero no el primero, publicado por Hispavox (ahora EMI). ¿Cómo puede ser que uno de los mejores discos de la historia de la música pop española (para Rockdelux el número 11 para ser más exactos) no pueda comprarse ahora mismo en España? ¿Cómo puede ser que estos señores tengan que aguantar a un humorista que ni sabe cómo se llaman, ni sabe lo importante de sus canciones y lo que más le llama la atención es que uno de ellos haya grabado jingles?

Este es sólo un claro ejemplo de lo poco que se valora la música en este país. Es como si en Reino Unido no se pudiera comprar un disco de Nick Drake. Pensando en ese tema tan recurrente de la crisis de la industria discográfica, ¿no estaría bien sacar todo el fondo de catálogo a la venta en digital y en streaming en todas las plataformas? ¿No es precisamente esa la ventaja de la larga cola y la economía digital? Y la duda ya me corroe y me lleva a pensar que quizás debería existir una obligación más moral que legal acerca de la edición y puesta a disposición del patrimonio cultural. Sólo pensar en tantos y tantos discos que no están disponibles de ninguna forma pudriéndose y desapareciendo justo ahora que pueden tener su público y ser rentables. Se que hay muchas complicaciones detrás pero, en este caso, se trata de un fonograma que se ha remasterizado y reeditado hace tan sólo 8 años y cuyos autores están (todavía y espero que por muchos años) vivos y que tienen otras obras ya disponibles en digital.

La próxima entrada: las peores versiones de Solo pienso en tí.

Anuncios

All Work Together, mi columna para Club de Música

Posted in Música, Prensa, VidaReal™ by Andrés on 09/02/2013

Hace cosa de un mes, me llamó Rubén González para preguntarme si me apetecía escribir una pequeña columna en Club de Música, el periódico musical madrileño que todos los meses edita y distribuye de forma gratuita en las salas de conciertos y bares de Madrid. Me preguntó si podía escribir algo intentando aportar mi punto de vista, que al haber trabajado en distintas empresas dentro de la industria musical y, además, ser “artista” (las comillas son mías) podría tener una buena perspectiva. Me hizo muchísima ilusión (doble satisfacción al saber que otra de las firmas invitadas del mes era Charly Hernández) y me puse a escribir. Después de empezar 4 artículos y dejarlos a medias decidí aunarlos todos de alguna manera. Y el resultado se puede leer en el número 25 de Club de Música de febrero de 2013. La edición en papel se puede encontrar, como decía, en cualquiera de las salas de conciertos de Madrid y en muchos bares “musicales”.

All Work Together

Es verdad que, aunque estamos sumidos en una gran crisis, la que estamos pasando en el sector de la música es especialmente dolorosa. Obviando todas los tópicos ya manidos del debate (si, las discográficas no supieron -o no quisieron- adaptarse al mundo digital; y sí, habría que revisar la gestión colectiva de los derechos de autor) lo que es cierto es que cada día es más difícil mantenerse a flote en esta “industria”. Y más duro es, sobre todo, cuando hablamos de trabajar desde la independencia (la discusión sobre el significado de “independencia” la dejamos para otro día).

Cuando hace poco me quedaba sin trabajo le decía a un amigo: ¿Cómo voy a vivir yo trabajando en la música si ni siquiera los propios músicos pueden hacerlo? Con la que está cayendo ¿qué sentido tiene dedicarte a algo tan poco productivo o útil para la sociedad? Su repuesta me dio más que razones: la música ahora necesita más ayuda que nunca, la necesitan los que la hacen y los que la escuchan; la música puede hacer que la gente siga teniendo ganas de levantarse día a día… en el fondo tu trabajo hace que este sea un mundo un poco mejor. Lo vi claro. Entendí que esa es la razón por la que hay que luchar por algo que es algo más que un “sector productivo”, que es mucho más que una “industria”, que es mucho más que “productos”. Entendí que hay que luchar por aquello en lo que crees.

Por eso todos los que estamos implicados en crear música tenemos que unirnos para luchar contra una subida del IVA completamente desmesurada en música grabada y entradas para conciertos. Por eso tenemos que juntarnos para evitar que los ayuntamientos legislen contra las salas buscando un chivo expiatorio de su negligencia. Por eso tenemos que juntarnos para que la legislación fiscal y laboral sea justa y equitativa con todos los trabajadores de la música.

Todos los que escuchamos música también tenemos nuestra responsabilidad: tenemos que seguir comprando música en el soporte que sea, y mejor si es en tiendas locales (aunque sea a través de internet). Tenemos que pagar por una entrada de concierto, sobre todo si es en una sala. Tenemos que leer la prensa musical y escuchar programas de música (que no emisoras musicales), más si apoyan la escena local. Ya lo decía Woodie Guthrie: “si todos trabajamos juntos…”

El mercado musical español por los suelos

Posted in Internet, Música, Música Digital by Andrés on 19/07/2011

Acaba de presentarse el informe eEspaña 2011 de la Fundación Orange. Se trata de un concienzudo estudio sobre el desarrollo de la sociedad de la información española que aporta muchísimos datos, la mayoría muy interesantes. Voy a quedarme con los datos del mercado musical, que aunque no son los más novedosos (el informe se basa en datos aportados por Rooter y Promusicae) son los que más me interesan…

Seguir leyendo esta entrada

Con la música a otra parte

Posted in Internet, Música, Música Digital, VidaReal™ by Andrés on 01/06/2011

Literalmente… aunque no. Es decir: que sí, pero… El caso es que acabo de empezar un master de esos de títulos interesantísimos y larguísimos que básicamente se centra en nuevas tecnologías, propiedad intelectual, y nuevos modelos de negocio. Para no aburrir más con la historia, resulta que una de las formas de evaluación del mismo es la creación y mantenimiento de un blog; y como no quería repetirme y hacer una especie de blogpersonalcajóndesastre como este o que se convirtiera en un batiburrillo de cosas de las que se habla en el master, he decidido centrarme en hablar de la música y su “industria” desde una perspectiva abierta.

Seguir leyendo esta entrada

Carta abierta a promocioneros, publicistas y jefes de producto de la industria musical

Posted in Internet, Música by Andrés on 25/02/2010

Estimados Srs.

Voy a ir directamente al grano porque me tienen hasta las narices. EL MARKETING VIRAL NO SE PUEDE FORZAR. Que en algunas ocasiones haya funcionado, no significa que funcione siempre. Por eso, desde aquí les doy mi humilde recomendación: si no funciona su campaña, no pierdan más tiempo en ella y tiren la toalla. Estoy cansado de que no paréis de sugerirme que me haga fan de vuestros grupos en facebook. ¿Cuántas veces tengo que ignoraros para que me dejéis en paz? Estoy cansado de que me digais que la canción de un artista “enmascarado” se ha convertido en un fenómeno y en una tendencia cuando nadie, NADIE, habla de ella en ningún lado más que en vuestros mails. Estoy cansado de ver como entrais en foros (vosotros, o vuestros becarios) para sólo hablar de vuestros grupos y tratar de forzar polémicas por lo “atrevido” de sus videoclips o por el cambio de estilo o idioma de composición del grupo. Sobre todo cuando luego recibo un email vuestro diciendo que se ha desatado la polémica en la red… ¡¡si habéis sido vosotros!! (o vuestros becarios). Y qué me podeis decir de esas brillantes campañas en las que me preguntáis qué ha pasado con uno de vuestros artistas, desaparecido de la faz de la tierra (por algo será,) justo unos meses antes de hacer una campaña publicitaria descomunal.

Seguir leyendo esta entrada